Diabetes gestacional y actividad física

Comparte en: Facebook Twitter


Durante el embarazo existe una menor sensibilidad a la insulina; por ello hay que vigilar la aparición de diabetes gestacional. Aunque en muchas mujeres se produce un aumento de la secreción de insulina que compensa este riesgo, existen diversos factores, entre los que destaca la obesidad, que contribuyen a lo que ya se califica como ?epidemia de diabetes gestacional? (prevalencia del 8,8% de las embarazadas españolas y 1-14 % de todo el mundo).

El mejor consejoes la pérdida de peso antes del inicio del embarazo. Pero las mujeres obesas no están totalmente indefensas, ya que la práctica habitual de ejercicio físico es, según un estudio publicado en PLOS Medicine, una de las herramientas más eficaces.

El estudio:

  •  Dirigida por Trine Moholdt (Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología).
  • 191 mujeres trabajaron en la investigación, divididas aleatoriamente en dos grupos: Realizan Ejercicio y Grupo control. 
  • Programa deportivo: tres sesiones semanales de 60 minutos de ejercicio de intensidad moderada. Herramienta: Cinta andadora.
  • Sólo dos de las embarazadas del grupo de ejercicio desarrollaron diabetes, frente a nueve del grupo control.
  • Entre quienes siguieron el programa deportivo, se apreció una menor tensión arterial hacia el final del embarazo.

Moholdt subraya la importancia de "reducir las complicaciones asociadas a la obesidad porque pueden tener repercusiones negativas a largo plazo tanto para la madre como para su hijo". Por otro lado, señala "que simplemente caminar puede bastar para disminuir el riesgo de diabetes gestacional".

MÁS INVESTIGACIÓN:

Por desgracia, existen escasos estudios sobre los efectos de distintos ejercicios sobre el embarazo, y menos en mujeres obesas. Moholdt, lamenta la situación ya que a las mujeres obesas como mucho se les recomienda lo mismo que a las embarazadas con pesos normales.

También le preocupa la limitada información que reciben sobre los beneficios de mantenerse activas, "Según mi experiencia, muchas embarazadas siguen teniendo miedo de que el ejercicio pueda ser perjudicial para sus futuros hijos". Asimismo observa que "todavía hay algunos profesionales sanitarios que consideran que la gestación es un periodo en el que debes guardar reposo".

EFECTO A LARGO PLAZO

Una de las consecuencias inmediatas de la diabetes gestacional en los bebés es la Macrosomía o exceso de tamaño. A largo plazo, tal y como relata Jordi Salas-Salvadó, jefe de grupo del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre la Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), "algunos estudios recientes apoyan la mayor probabilidad de desarrollar enfermedades crónicas -como diabetes y patologías cardiovasculares- en la época adulta".

En cuanto a los efectos para la madre, "lo que más se conoce es el riesgo de padecer diabetes del adulto, que no tiene por qué aparecer tras al parto; puede surgir al cabo de los años".

El experto recomienda la "práctica de ejercicio -de fuerza y estiramiento- con moderación, especialmente en los dos primeros trimestres del embarazo".

CONSEJOS PARA CONTROLAR LA SITUACIÓN:

La diabetes gestacional, que aparece hacia la mitad del embarazo, generalmente se puede controlar con alimentación saludable y ejercicio. Sin embargo, a veces se requiere insulina. Estos son algunos de los consejos que se pueden dar a las embarazadas con el problema.

?Consuma alimentos saludables.

?Haga ejercicio de forma habitual.

?Controle con frecuencia sus niveles de glucosa en sangre.

?No se olvide de la insulina si su médico se la ha prescrito.

?Hágase una revisión de la diabetes después del embarazo.

EJERCICIO DURANTE LA GESTACIÓN:

Los beneficios de la actividad física:

  • Tonifica la musculatura (especialmente la abdominal, pélvica y lumbar)
  • Mejora el bienestar físico y mental
  • Estimula la circulación
  • Ayuda a corregir la postura
  • Mejora la capacidad respiratoria, etc.

¿Cuál es el ejercicio ideal?

?Las actividades con gran componente aeróbico donde participen los grandes grupos musculares, como andar, nadar y el golf.

?La bicicleta de forma suave, sin esfuerzo y por un recorrido llano.

?La natación y, en general, los movimientos en el agua porque armonizan todo el sistema muscular.

Precauciones

?Hacerse un reconocimiento médico previo

?Evitar el ejercicio intenso en tiempo húmedo y caluroso

?Realizar el ejercicio sobre suelo de madera o con alfombras para evitar golpes.

?Calentar durante cinco minutos antes del ejercicio intenso

?Controlar la frecuencia cardiaca en los momentos de máxima actividad.

?Levantarse del suelo con cuidado para evitar la hipotensión ortostática

?Ingerir abundantes líquidos.

?Las mujeres que no han practicado ejercicio antes del embarazo deben iniciarlo gradualmente

?No realizar ejercicios boca arriba a partir del cuarto mes de embarazo

?Evitar ejercicios cuya intensidad haga necesario contener la respiración.

 

Contraindiciaciones y señales de alarma

?El ejercicio está desaconsejado en embarazos de alto riesgo (hemorragia genital, historia de parto prematuro, etc.).

?Las flexiones y extensiones intensas deben evitarse por la laxitud del tejido conectivo. Evitar las actividades que precisen saltar, movimientos de sacudida o rápidos cambios de dirección.

?No practicar el esquí alpino, la equitación, el submarinismo y el alpinismo, los ejercicios con aparatos, el tenis o correr (es seguro sólo hasta el tercer trimestre).

?Interrumpa el ejercicio y consulte al obstetra si se produce:

1. Sangrado vaginal o sospecha de rotura de la bolsa de las aguas.

2. Inflamación brusca en cara, manos o tobillos.

3. Cefaleas persistentes o intensas y trastornos de la visión.

4. Fatiga excesiva, palpitaciones o dolor en el pecho.

5. Contracciones persistentes que pueden indicar parto prematuro.

6. Dolor abdominal importante.

7. Escaso aumento de peso.

 Artículo de María Sánchez-Monge.





Farmacia Dr. Arasa - Avinguda de Les Corts Valencianes 1 , C.P 12110 , L´Alcora (Castellón) - Telf: 964 367 639 - E-mail: info@farmaciadoctorarasa.com